Cómo se ven afectadas las especies marinas que consumimos con la contaminación

Uno de los problemas que está afectando la salud en gran cantidad de poblaciones, surge con las actividades como la pesca, las cuales se ven afectadas por la contaminación de los mares que se ha acrecentado en la actualidad. Según informes recientes de la OCU, los moluscos, crustáceos y sales marinas tienen cantidades alarmantes de residuos plásticos y para ser más específicos, un 68% de los alimentos marinos están contaminados, muchas personas desconocen qué alimentos llevan yodo. Todo esto alerta a los consumidores sobre la calidad de los productos ingeridos, ya que es común tener una preocupación por el origen de los mismos, evitando de esta forma elevar algunos valores que pueden afectar la salud.

Muchas veces se busca si los alimentos son orgánicos, cultivados o alimentados sin químicos, evitando que estos lleven yodo para el consumo cotidiano de las familias. Durante dicho análisis, se estudiaron más de 102 productos marinos, desde sal, mejillones, chirlas, almejas, langosta, langostinos y gambas, en los que se encontró suficiente de estos residuos plásticos como microfibras y microfilms. La presencia de los mismos se puede deber a la alta contaminación del ambiente en la que se originan los productos, ya que sin importar el tratamiento o como se envasan, los alimentos continúan presentando residuos plásticos.

Estos residuos no derivan directamente de su envase, sino que se presentan por la contaminación de los mares terminando en los alimentos de consumo diario, afectando la salud y el bienestar. Dentro de los alimentos que no contienen tantos residuos se encuentran los langostinos, las langostas y las gambas por estar pelados, pues al retirar el tracto digestivo y la cabeza se puede reducir notablemente el contenido. También la flor de sal, por tener una textura escamosa puede retener partículas, por lo que se cristaliza en las superficies de los residuos plásticos.

Desde 2014, la presencia de microplásticos en los alimentos se considera un riesgo emergente, que debido a los niveles de contaminación, puede ser un problema importante para toda la sociedad y el desarrollo de la misma. La EFSA emitió un informe en el cuál se afirma la presencia de microplásticos en los alimentos, aunque se concluyó que tenía una incidencia menor en la salud de los consumidores, aunque todavía se presentan numerosos estudios sobre el tema, los cuales nos explican cuáles son los posibles riesgos de los plásticos para la salud y el bienestar humano.

Para tomar acciones sobre este tema, se recomienda a las empresas sin importar cuál sea su funcionamiento, disminuir la utilización del plástico, pudiendo así reducir el impacto ambiental que se tiene actualmente. Es por esta razón, que ahora los electrodomésticos son de consumo eficiente, y los alimentos tienen diferentes etiquetas que le aseguren a todos los consumidores que los procesos realizados son de bajo impacto ambiental. También se recomienda disminuir o evitar la utilización de bolsas con los  alimentos, productos de higiene o vestimenta que tengan envase plástico, ya que este desperdicio puede terminar afectando los ecosistemas marinos.

Dejar un comentario