Lo que no sabías de las algas marinas

Se conoce como alga marina a una gran cantidad de organismos unicelulares o pluricelulares que pertenezcan al ambiente acuático o húmedos, los cuales tienen la peculiaridad de ser fotosintéticos a pesar de que no tengan tejidos diferenciados como las plantas comunes, pues no tienen raíz, tallo u hojas, tampoco producen semillas o flores, este es un grupo heterogéneo con diferentes formas evolutivas y con un gran función en la ecología marina.  

Las algas pueden ser tan beneficiosas para el sistema humano, que diversas compañías dedicada a la producción de elementos especiales para el cuidado botánico, se han interesado a conocer un poco más sobre la función que tienen para la vida marina, tal es el caso de Tomsystem, una compañía encargada de la producción de máquinas para entutorar, quienes admiten sentirse atraídos a la idea de comercializar productos para la conservación y excelente cuidado de las plantas marinas.

Al igual que las plantas terrestres, las algas son organismos autótrofos que son capaces de producir materia orgánica, utilizando solo CO2, sales minerales, agua y luego producir oxígeno, debido a sus grandes beneficios minerales constituye el primer eslabón de la cadena trófica marina.

Hasta ahora se han descrito unas 30.000 especies de algas mixtas, entre las más destacadas se pueden mencionar:

  1. Cianofíceas – algas azules: Se trata de organismos procariotas muy primitivos, que sobreviven sobre todo en condiciones ecológicas extremas.
  2. Crisofíceas – algas doradas: Son tan importantes como el plancton marino, estos organismos normalmente unicelulares, a menudo estas algas presentan característicos esqueletos silíceos, como es el caso de las plantas diatomeas. Figuran como una gran fuente de alimento para diversas formas planctónicas y fundamentales para la formación de sedimento marino.
  3. Clorofíceas – algas verdes: Es un grupo compuesto por más de 7.000 especies diversas, estas se encuentran en aguas continentales, tan solo un 12% de las especies son marinas, la mayoría del tiempo se encuentran ligadas al fondo. Gracias a su pigmento y el almidón encontrado en su interior, son consideradas como las botánicas predecesoras de las plantas superiores. Algunos ejemplos que se pueden mencionar son: Acetabularia que tiene unos característicos discos en forma de sombrilla, Halimeda tuna, Codium vermilara, Codium bursa también llamada “boina” por su forma globosa, Ulva lactuca llamada “lechuga de mar” y Caulerpa prolifera.
  1. Foefìceas – algas pardas: Son el grupo más complejo, pues es un grupo compuesto por algas gigantes o kelp, predominan en el océano profundo y crecen de manera exuberante en regiones templadas. Dentro del Atlántico Norte es frecuente encontrarlas en la zona intermareal, en donde se encuentran expuestas al frío o a la desecación, por ello cuentan con abundantes elementos mucilaginosas.

Ciertas especies de la feofíceas como la Fucus vesiculosus tienen en sus “frondas” unas vesículas, capaces de funcionar de flotadores que las mantienen cerca de las aguas superficiales donde se recibe una gran porción de luz solar.

Dejar un comentario